Deja un comentario

Intento al Lurien (2.826m) 23/03/2013


IMG_2530A lo largo del fin de semana del 23 y 24 de marzo, para variar, las previsiones meteorológicas no eran de nuevo nada halagüeñas. Tormentas a partir de la tarde tanto el sábado como el domingo, aunque no estaba muy claro dónde y a qué hora comenzaría a llover. Hartos de tanto fin de semana de lluvias, nevadas, vientos, mal tiempo en general, nos juntamos Oscar, Eva, Pedro, Jorge y yo con la convicción de hacer una apuesta. La idea era clara, teníamos ganas de hacer alguna de “las buenas” los dos días a pesar de todo, con la esperanza de poder subir y bajar antes de que empeorase.

Salimos calzados desde el mismo coche

Salimos calzados desde el mismo coche

El sábado nos acercamos al Valle de Ossau, concretamente al Valle de Lurien, subsidiario del anterior. Dejamos el coche en la carretera que va a la derecha del Lac de Fabrèges, antes de los paravalanchas previos a la estación de Artouste, justo donde un poste nos indica el inicio de la senda que lleva al Col de Lurien. La nieve era suficiente como para salir calzados desde el mismo punto de inicio de la ascensión.

En un momento dado nos salimos del bosque y nos metemos en la canal de aludes

En un momento dado nos salimos del bosque y nos metemos en la canal de aludes

El día no prometía mucho, había nubes enganchadas en las cimas de las montañas de mayor altura y el Lurien no era una excepción. A pesar de todo, sabíamos que tendríamos sol por lo menos hasta la una. Comenzamos subiendo por el bosque, dejando siempre a la izquierda el barranco, siguiendo el rastro de huellas viejas que otros habían dejado días atrás. En esta ocasión dos éramos los grupos que nos habíamos acercado hasta aquí.

Salimos definitivamente del bosque y aparece el Midi d'Ossau a nuestra derecha

Salimos definitivamente del bosque y aparece el Midi d’Ossau a nuestra derecha

Los 400 metros de desnivel hasta la salida del bosque se hicieron bastante largos. A partir de aquí el valle se abre, sólo teníamos que seguir pegados al barranco hasta el Col du Lurien. Es impresionante cómo estaba todo de nieve, muchísimo espesor acumulado durante estos meses de nevadas casi ininterrumpidas. De las dos cabañas que deberíamos haber encontrado a lo largo del recorrido tan sólo una esquina del tejado de la que se encuentra a menor altitud emergía de la nieve, de la otra, ni rastro.

A la salida del bosque esto es lo que nos encontramos

A la salida del bosque esto es lo que nos encontramos

Se trata de un valle salvaje y solitario, con mucho ambiente. Abrimos huella a lo largo del mismo pudiendo disfrutar del paisaje, la soledad y el silencio del lugar. El Valle de Ossau y todos sus pequeños “vallecitos”, a los que procuramos acercarnos al menos una vez al año, siempre me han sorprendido por su belleza y su ambiente de naturaleza virgen, la alta montaña pirenaica más solitaria.

Llegando al Lac du Lurien (2.200m) la segunda cabaña debería de andar por ahí detrás

Llegando al Lac du Lurien (2.200m) la segunda cabaña debería de andar por ahí detrás

Llegamos al Col du Lurien en poco más de dos horas desde el coche. Ya desde el ibón habíamos visto que la nube de la cima no se había marchado y no tenía pintas de que lo fuese a hacer. Aún así decidimos continuar, parecía que el tiempo aún iba a aguantar un poco más. Nos acercamos al paso clave, donde, viendo las fotos de otros años en los blogs, había muchísima más nieve de lo habitual. Una pala de nieve de orientación NW, protegida por los dos espolones que bajan del Lurien que no había estabilizado todavía.

Pico visto desde el Lac du Lurien

Pico visto desde el Lac du Lurien

Fuimos abriendo huella por la misma, con cuidado y dejando espacio entre uno y otro. Poco antes de llegar al rellano superior, justo en el punto de mayor pendiente, paso obligado para llegar hasta arriba, conforme íbamos haciendo la huella iban abriéndose grietas en la nieve a partir de nuestros esquís.

El tiempo empeoraba, con tanta nube era difícil apreciar el relieve lo que impedía trazar una huella lo más segura posible. A tenor de las circunstancias y siendo que desde la cima no hubiéramos podido ver absolutamente nada, decidimos darnos la vuelta ahora que aún estábamos a tiempo. De uno en uno y empezando por los que estaban más abajo fuimos bajando hasta un lugar seguro. Una vez todos fuera de la zona de peligro, a disfrutar de 1.200 metros de desnivel de esquí por una nieve excelente (a excepción del bosque) y a pensar en el objetivo del día siguiente.

Vista del paso clave (esa especie de collado en el centro de la imagen) ya desde lugar seguro

Vista del paso clave (esa especie de collado en el centro de la imagen) ya desde lugar seguro

Para mí es un sitio al que hay que ir, tampoco está tan lejos, unos kilómetros más abajo del Portalet. Una excursión que lo tiene todo y que habiendo estado unos años antes en la Brecha de Arrious me atrevo a decir con unas vistas impresionantes desde la cima. Una lástima no haber podido terminarla, queda pendiente pues para otro año, en el que espero haya la misma cantidad de nieve que este.

Croquis sobre el papa del IGN francés. La equis roja marca el punto donde nos dimos la vuelta

Croquis sobre el papa del IGN francés. La equis roja marca el punto donde nos dimos la vuelta

Javier

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: