Deja un comentario

Aires del Sur, Mallo Frechín


El 6 de diciembre, primer día del puente, quedamos con Jon para hacer una escaladilla en Riglos, algo no excesivamente complicado, tampoco muy largo y que fuera nuevo para los dos. Varias son las veces que me he acercado estos últimos meses a los mallos Frechín y Cuchillo, siempre por vías diferentes y ésta era una de las que quedaban pendientes.

Se trata de una vía de dificultad media, los dos primeros largos (6c y 6c+) concentran las mayores dificultades, 77 metros de escalada cinco estrellas suman entre los dos, continuos y con más canto de lo que parece. Una buena prueba de continuidad para los brazos del que le toca abrir los largos pares de primero, que se los hará de seguido.

Vista del muro de inicio de la vía

Vista del muro de inicio de la vía

Es una ruta poco frecuentada abierta hace pocos años, a la que todavía le falta que pasen unas cuantas cordadas más para que se termine de limpiar, ya que hay algunas secciones algo descompuestas. Por esta misma razón aquí se entrena la escalada a vista, no hay ni una sola marca de magnesio que indique hacia dónde tenemos que ir o cuáles son los mejores agarres, si queremos liberar hay que saber leer y saber aguantar.

Quedamos a las 9 de la mañana en el Refugio de Riglos, Jon venía desde Alsasua, yo de Huesca. Finalmente, al tener que volver a casa a mitad de camino a buscar el casco que se me había olvidado y tras tomarnos un café, empezamos a escalar a las 10:30 pasadas.

Jon escalando la sección dura del primer largo

Jon escalando la sección dura del primer largo

La escalada comienza a la derecha de Irene y la Paz, la siguiente línea de párabolts a la derecha en el pasillo de entrada a la Quinta Chimenea. A nuestra espalda la pared de la Visera y la Vía del Silencio. Es una opción de primavera/verano, ya que se encuentra en una pared que rápidamente queda a la sombra, y no para un día frío de primeros de diciembre. Pese a todo, tan sólo pasamos un poco de fresco en las manos en algún momento, el resto, con el viento en calma y abrigados se escalaba sin problemas de frío.

El primer largo sube por el muro de frente sin vacilar demasiado y de forma bastante directa. Lo más complicado se encuentra en el primer tercio del mismo (6c), hasta una repisa. Desde aquí un segundo tercio de 6b+, que escaquea una gran panza por la izquierda, y un tercero de 6a+ hasta la repisa de la reunión.

Jon en el tercer largo

Jon en el tercer largo

El segundo largo sale a la derecha de la reunión. Se trata del mejor largo de la vía, 35 metros con una primera mitad de 6b continua y con canto hasta una repisa en la que podemos reposar y salir nuevos para hacer la sección más dura de la vía, la segunda mitad del largo, de 6c+. Ésta sale por un muro naranja con varios cantos pequeños y algún romo hasta una regleta bastante buena, desde la que hay que subir pies y tirar a los bolos que hay a la derecha encima del desconchón. Luego fácil hasta la R2.

Para el tercero se sale a la izquierda. Un 6a fácil hasta una gran repisa, una vez en la cual hay que andar bastante hacia la derecha para encontrar la reunión.

Yo en la R4

Yo en la R4

El cuarto largo comienza a la derecha de la R3. Se trata de un 6b, para mí el largo más feo y roto de la vía. Hay que andarse con ojo de qué se coge, aún así, se trata de un largo asequible aunque con algún aleje.

Para terminar, un quinto largo de transición hasta la cima, de Vº. Comenzando a la izquierda de la R4 para superar el muro que hay sobre la misma pasando a la izquierda de las sabinas que se ven arriba. Desde aquí una larga travesía a la derecha, de IIIº con algún párabolt nos guía a la R5, que está bastante lejos.

Jon saliendo de la R4 para hacer el último largo

Jon saliendo de la R4 para hacer el último largo

Buena, vía, buena compañía, un día espectacular y pocas cordadas. Tuvimos la suerte de compartir escalada con Coke y Pablo, que estaban subiendo la vía De Naturaleza Salvaje en la Visera, a pocos metros de nosotros, todo un espectáculo.

Pablo saliendo del techo de la vía De Naturaleza Salvaje

Pablo saliendo del techo de la vía De Naturaleza Salvaje

Recomendable 100% acercarse hasta este escondido rincón de Riglos para subirla, pero yendo mentalizados para escalar, ya que se trata de una ruta muy obligada, en la que hay que prestar atención a lo que nos agarramos y en la que casi ningún paso se puede acerar, hay que “navegar” entre chapa y chapa.

 

Croquis Aires del Sur

Croquis Aires del Sur

Javier

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: