Deja un comentario

Travesía: Punta Escaleras-Perdido-Añisclo-Punta las Olas


 Después de mi primera incursión en los Alpes vuelvo a Huesca, pero no por mucho tiempo, dispongo de pocas vacaciones así que hay que aprobecharlas al máximo. Con menos de 24h de descanso consigo engañar a Lydia para ir a hacer una travesía al macizo del Monte Perdido.

La logística es sencilla, cogemos una tienda liguera (de 2 personas), comida para 2 o 3 días y base de operaciones junto el refugio de Goriz. No tenemos un planning concreto el único objetivo será alcanzar la cumbre del Perdido.

Así comenzamos el día 20 de Agosto a las 5 de la tarde por la pradera de ordesa y muy tranquilamente debido al elevado peso, llegamos al refugio de Goriz con las últimas lucez para montar la tienda y preparar la cena. Denunciar desde aqui, que encontramos los alrededores del refugio bastante sucios pese a encontrarnos en un Parque Nacional debido a la gran masificación de la zona de “camping” de Goriz. Desde luego no es la mejor epoca para estar en este valle, pero es lo que hay.

Image

El segundo día nos levantamos sin prisas y nos dirigimos hacia el Perdido. Una equivocación nos hace desviarnos antes de la escupidera y terminamos en la Punta de las Escaleras. Desde aqui se intuye una senda que supera un par de chimeneas de III, y unas pedreras bastante inclinadas y un tanto incómodas para andar para alcanzar la cima del Perdido. En poco menos de 1 hora más estamos en la cima del Perdido. Aun nos quedan ganas y la arista hasta el Pico Añisclo tiene pinta de ser entretenida, así que alla vamos. La arista no se recorre en su totalidad ya que hay un tramo en el que la traza te lleva hacia abajo para evitar la zona más dificil de la cresta. Comemos en la cima del Añisclo y nos disponemos a descender en dirección sur y directos hacia Goriz, sin embargo otro error (los senderos a 3000metros no están bien amojonados)  nos hacen bajar por la punta de las Olas. Resumiendo, jornada dura, intensa y con un paisaje pedregoso y de vertientes cortadas sin igual, que nos permite tachar 4 cimas de más de 3000 metros.

Image

Al día siguiente de nuevo nos levantamos tarde, pues el cansancio hace mella y la comida escasea, de modo que con calma vamos dirigiéndonos hacia la pradera de Ordesa, pero no por donde subimos, sino que bajaremos por Cotatuero. El sendero da grandes rodeos hasta alcanzar las clavijas, pues hay que salvar numerosos lapiaces llenos de simas.

Image

Llegamos al bus reventados pero con la sensación de haber realizado una gran travesía y de haber recorrido paisajes sin igual. Totalmente recomendable.

 Image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: