1 comentario

¡Viva Fidel! 6b+ (6a obl.)


El sábado 21 de julio quedamos Jorge, Miguel y yo para escalar en Ansó. Había ganas de hacer una vía de largos algo más comprometida de lo que llevábamos haciendo durante el verano. Nos decantamos por la ¡Viva Fidel!, no por nada, si no porque nadie imprimimos reseñas y una de las pocas que había en la mochila de Jorge era precisamente la de esa misma vía.

Camino de aproximación por el cauce del barranco

Quedamos bastante tarde, y más tarde salimos, ya que en general acabamos siendo algo impuntuales. A las 12 pasadas comenzábamos la aproximación, que nos llevó alrededor de tres cuartos de hora. Hay que aparcar en el mismo lugar donde se deja el coche para la Camille, junto a dos grandes hayas. Justo aquí es donde tenemos que cruzar el río.

Comienzo de la vía, primer largo

Al otro lado del cauce hemos de subir por la torrentera que se nos abre de frente, siguiendo los puntos rojos y los pocos mojones que de vez en cuando aparecen. Llegaremos a un punto bajo la pared donde ya no es posible seguir de frente por el barranco, el sendero se bifurca en dos ramales, uno a la derecha y otro a la izquierda. Hay que tomar el de la izquierda, pasando junto a varios parabolts puestos en la roca. Iremos flanqueando bajo la pared hasta situarnos frente a la vía, si nos fijamos bien podremos ver la línea de párabolts que marcan su recorrido.

El segundo largo y la primera mitad del tercero van por este diedro

Los tres primeros largos son los más fáciles, pero también los menos equipados, los más rotos y los más feos. No supera ninguno el Vº. Fueron éstos los que me tocó escalar de primero. El primer largo es fácil y está bien protegido con cinco párabolts puestos en los sitios clave, tan sólo puse un fisurero. El segundo va por el diedro y también tiene párabolts bien colocados, tuve que proteger con un cintajo a un árbol.

Cuarto largo, segunda mitad de la vía. Un único pasito de 6a para gente alta

El tercer largo está completamente desequipado y bastante roto, existe la posibilidad de embarcarse, como me pasó a mi. Comienza por el diedro, una vez hemos salido de él hay que intentar ir tirando más o menos de frente para llegar a la reunión, que no se ve hasta que no estamos en ella. Yo, que no las tenía todas conmigo decidí irme hacia un gran árbol seco, una vez en él tiré hacia la izquierda en vez de hacia la derecha, que es por donde va la vía, y acabé embarcándome. El árbol parece muy bueno pero está completamente podrido y casi me lo llevo para abajo cuando me colgé de él, lo digo por si alguien lo ve aparente para poner un seguro intermedio. Desde aquí fui yendo hacia la izquierda hasta otro gran árbol, esta vez vivo, donde monté la reunión.

Miguel en el quinto largo (6b+) justo antes del paso que no supimos liberar. Hay que decir que había un maillón en este punto de alguien que en su momento abandonó la vía

Una vez en el árbol hubo que rectificar haciendo un largo más hasta la reunión correcta. Luego un flaqueo sobre una repisa herbosa para situarnos bajo la segunda parte de la vía. Los siguientes tres largos (más el correspondiente a la rectificación de mi embarque) le tocaron a Miguel. El cuarto es un 6a muy chulo, adherente y muy bien equipado. El quinto, de 6b+, tiene un paso bastante duro a mitad que no supimos liberar ninguno de los tres, seguro algo más de 6b+…

Sexto largo, lo escalo por el árbol que es más fácil, jejeje

El sexto, y último de Miguel, un largo de V+ rotísimo que hay que escalar con bastante tiento. A partir de aquí sólo nos quedaban tres largos, los de la salida, que discurren por el espolón. Le tocaron a Jorge y los luchó y sufrió como un campeón. El primero (séptimo) un 6b que es lo mejor de la vía, técnico, adherente, bien equipado, chulísimo. El segundo (octavo) un 6b+ con salida a bloque bastante dura, luego mejora, pero hay que estar atento a la línea de párabolts, que a partir de aquí alejan y Jorge tuvo el segundo embarque del día. Menos mal que supo enderezarlo a tiempo. El último es un Vº muy corto y fácil, que merece la pena empalmar junto con el anterior.

Séptimo largo (6b). Lo mejor de la vía. La reunión es volada

La vía nos costó casi 7 horas entre embarques y cordada de tres, una burrada. La vuelta la hicimos andando por encima de la pared hacia Borda Chiquín. Es la bajada más larga de las varias que se indican en la reseña, pero también la más segura e intuitiva. No sabíamos exactamente dónde termina la  Urdaburu, ya que no la hemos escalado. Bajar por la vía lo descartamos inmediatamente, muchas travesías, mucho arbusto donde enganchar las cuerdas, mucho bloque suelto y bastante viento ese día. La bajada andando más corta no la conocíamos y quedaban pocas horas de luz como para ir haciendo probatinas, así que por descarte hicimos la larga.

de vuelta hacia Borda Chiquín

Como empezamos a escalar tan tarde, pasada la una y media, pudimos disfrutar del atardecer en el camino de vuelta, todo un espectáculo de luz en un entorno salvaje. Frente a Borda Chiquín (unos 300 metros tras el panel informativo del mirlo acuático, si hemos cogido el sendero Ansó-Zuriza) cruzamos el río de piedra en piedra para llegar al tramo de carretera junto a la Borda. Una vez aquí, un par de kilómetros más de caminata y llegamos al coche. En total unas dos horas de bajada.

Foto de la reseña del camping

En general no nos pareció una vía tan buena como nos habían dicho, se nos hizo discontinua y descompensada. Lo realmente bueno son los largos cuarto, quinto, séptimo y octavo. El resto están bastante rotos y, sobretodo los tres primeros, algo feotes. En cuanto al grado, los largos duros son eso, duros para el grado que se les ha dado, y los que no, aparte de feos, muy fáciles. Mucho mejor la Camille, que se encuentra en la pared de enfrente y que el año pasado escalamos, mucho más compensada, mucho más ajustado el grado (a nuestro juicio), menos rota y mucho más bonita. Como todo, esto sólo es una valoración personal. Lo mejor, el descenso.

Siento la calidad de las fotos, se me olvidó la cámara y están echadas con el móvil de Jorge.

Croquis aproximado sobre el mapa de Alpina de la aproximación (azul) y la bajada hasta la carretera en Borda Chiquín (verde). Si a la vuelta, cuando vamos andando sobre la pared vamos fijándonos se ve la senda que hay que coger abajo en alguno de los prados que hay entre el bosque. Tenemos que caminar sobre la pared hasta un lomo herboso (sale en el mapa, cota 1445) una vez en el cual hemos de tirarnos a la derecha a través el bosque en busca de la senda.

Javier

Anuncios

Un comentario el “¡Viva Fidel! 6b+ (6a obl.)

  1. Muy buena crónica Javi, en breves me tienes por ahí colgado en la pared, de momento buenas sensaciones, hasta pronto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: