Deja un comentario

Escalada en hielo en Panticosa


El tercer día consecutivo de actividad, el sábado día 11, fui con el otro Jorge, Jorge Huesca, a escalar en hielo a la zona del Balneario de Panticosa. Era el primer día de esta temporada tan atípica, había muchas ganas ahora que las condiciones acompañaban.

Quedamos a las 9 de la mañana en Huesca para salir en dirección Panticosa. El plan era subir hasta la embotelladora para hacer las dos pequeñas cascadas que ahí se forman, muy fáciles, para ir rodando. Nos costó bastante encontrarlas, y eso que se ven desde el mismo coche. Cuando llegamos nos encontramos con que sólo estaba formada la más fácil, una cascada de IIº muy muy fácil que nos hicimos en solo para calentar.

Tras este primer “precalentamiento” bajamos por la carretera del balneario en busca de alguna cascada que no tuviera mucha gente y que fuera más o menos asequible para nosotros. Frente a la Cascada del Escalar, en un barranco helado que pasa por debajo de la carretera a mano izquierda según subes, había una que parecía factible. Además estaba al sol, que con las temperaturas que hacía ese día se agradecía.

A unos 25 metros de la cascada hay un pequeño ensanche en la carretera con capacidad para 3-4 coches. Es un barranco con varios resaltes, siendo más interesante el primero. Este primer resalte mide 30 metros clavados, hay varios árboles donde montar reunión y, según he leído por ahí, tiene una pendiente máxima de 80º, aunque a mi juicio la cosa estará entre 70-75º.

Primer largo

Sobre ésta hay una poza helada tras la cual un nuevo resalte aparece frente a nosotros. Éste, más corto, tiene dos posibilidades, salir por la parte más vertical, de unos 80º, o irnos hacia la derecha, que no tendrá más de 65º. Luego un tramo corto de andar por el barranco y un tercer resalte de unos 5-6 metros con 3 metros finales de columna vertical de 90º, muy entretenido y más fácil de lo que a priori parece.

Jorge en el segundo resalte

A partir de aquí el barranco continúa, habiendo al menos un resalte más. Nosotros no llegamos a escalarlo ya que la zona del cauce que daba acceso a él estaba delicada y no queríamos darnos un chapuzón. Para bajar hay una argolla y un clavo al final del segundo resalte y varios arbustos en los otros dos rápeles.

Jorge en la columna del tercer resalte

Terminamos el día en una cascada que hay carretera abajo, a mano derecha según se sube, donde existe una pista que baja al río y se puede aparcar. Fue un buen día de escalada, con buenas condiciones. Un trozo de hielo que me dio un buen tortazo en el hombro y que me lo dejó tonto para el resto del fin de semana, y un trozo de cascada que se desprendió al rapelar el segundo resalte y que casi me hace acabar dentro del agua fueron los percances más destacables.

Intentando acceder al cuarto resalte. Aquí nos dimos la vuelta

Javier.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: