Deja un comentario

VACACIONES 2015. GORGES DU TARN, JONTE Y PIRINEO

Segundo largo en la Arête Ouest de la Roche Décollée (Jonte)

Segundo largo en la Arête Ouest de la Roche Décollée (Jonte)

Un año más llegan los meses de verano y con ellos las tan ansiadas vacaciones. En esta ocasión, por distintos motivos, son varias las posibles opciones que se barajan, pero no es hasta el último momento cuando nos decantamos por acercarnos hasta la famosa escuela de escalada francesa de las Gorges du Tarn.

Fuimos sin un calendario definido, simplemente sabíamos que partíamos de casa el día 13 de agosto, que volveríamos el 27 por la mañana, y que aprobecharíamos también para visitar las vecinas Gorges de la Jonte. Ya de camino a casa haríamos una parada de varios días en el Pirineo francés.

Sector Arc en Ciel (Gorges du Tarn)

Sector Arc en Ciel (Gorges du Tarn)

Pese al persistente y sofocante calor de este verano, las previsiones meteorológicas pronosticaban una fuerte bajada de temperaturas, con lluvias los dos primeros días y buen tiempo con sol en el resto. Hay que tener en cuenta que las Gargantas del Tarn se encuentran en el sureste de Francia, a poco más de 400 metros de altitud, con un clima de marcado carácter mediterráneo, lo que hace que las temperaturas no difieran mucho de las que podemos encontrar en escuelas de referencia del noreste de la península como Rodellar o Siurana.

El viaje hasta aquí, desde nuestra zona, es de unas 6 horas de duración, con pocos kilómetros de pago en autopista pero si con bastantes tramos de vías rápidas, lo que no lo hace excesivamente pesado o caro.

La Malene. Pueblos medievales en las Gorgues du Tarn

La Malene. Pueblos medievales en las Gorges du Tarn

En cuanto a la escalada, simplemente decir que fue una grata sorpresa, una de las zonas de escalada deportiva donde mejor y más a gusto hemos escalado hasta ahora, por no decir la mejor. Por la calidad, variedad y longitud de las vías así como por su equipamiento, entorno y falta de aglomeraciones en los sectores, es una escuela de visita obligada para los amantes de la escalada a vista sobre líneas naturales de gran calidad.

La escalada en el Tarn tiene fama de ser expuesta y equipada con alejes, de hecho esto es algo que se advierte de una forma explícita incluso en la guía de escalada. Sin embargo, hay que decir que a nosotros nos pareció un equipamiento exquisito. El 90% de las rutas han sido equipadas con anclaje químico, los seguros no están precisamente cerca unos de otros, pero en ningún momento dan mal rollo. Éstos se encuentran perfectamente colocados para la protección de la escalada evitando malas caídas o infortunados accidentes.

Sector Brothers (Gorges du Tarn)

Sector Brothers (Gorges du Tarn)

Al menos en las vías y sectores que pudimos probar a lo largo de los 10 días que estuvimos escalando aquí, creo que es la escuela donde se hace cierto aquello de “donde aleja se deja”, siempre chapando de buena presa y siempre protegidos los pasos o secciones más duras de cada línea, pero casi nunca posibilitando el A0 para la superación de las mismas.

Aquí todos los sectores y vías son buenas, por lo que recomendar uno u otro carece de sentido, aún así y sin poder haber escalado por cuestiones de orientación en algunos de los sectores más famosos de la escuela, destacar los Sectores Oasif, Calmez Vous, Navire o Noir Desir, especialmente el 7b que da nombre a este último.

Estéica y esbelta arista oeste de la Roche Décollée (Jonte)

Estéica y esbelta arista oeste de la Roche Décollée (Jonte)

Uno de los días nos acercamos hasta las vecinas Gorgas de la Jonte, una zona de escalada con rutas principalmente de varios largos, de una roca y una apariencia bastante similar a sus vecinas, aunque menos extensas.

Aquí escalamos la famosa Arête Ouest de la Roche Décollée, una línea de tres largos, 110 metros de longitud y una cotación máxima de 6a, equipada con químico. Pese a su fama fue una vía que no nos gustó mucho, corta, con roca poco adherente y equipada con alejes más que considerables por lo que es recomendable un juego de tótem (nosotros pusimos en todos los largos) y algún cintajo para puentes de roca.

Marta en el segundo largo de la arista oeste

Marta en el segundo largo de la arista oeste

El descenso se realiza por la cara norte mediante un corto rapel de unos 20 metros equipado con unos cordinos en una encina, que nos depositará en el collado que une el mallo con el resto del macizo. Desde aquí un inclinado sendero entre el bosque hacia el oeste con varios pasamanos de cuerda, que nos dejará en una reunión de rapel de parabolt con argolla con el que llegaremos al suelo (40 metros). Una vez abajo sólo hay que ir hacia pie de vía en busca del sendero de subida.

Tanto la guía del Tarn como a de la Jonte las podemos comprar en los numerosos campings de la zona como en las oficinas de turismo por unos 20€ cada una.

Cirque des Vases desde la cima de la Roche Décollée

Cirque des Vases desde la cima de la Roche Décollée

Aprovechando que el tiempo se estropeaba y que venían lluvias emprendimos el viaje de vuelta hacia a casa. La intención era quedar con unos amigos, Pipa y Lorena, en el Pirineo francés para escalar un par de vías en la montaña. Concretamente fuimos hasta Larribet, para escalar la vía Renforts Estivaux en el Triangle d’Or y la Excelsa en el Pic d’Artouste.

Triangle d'Or en Larribet

Triangle d’Or en Larribet

La Renforts Estivaux es una vía completamente equipada con parabolt que discurre por una serie de placas de granito. Una escalada de continuidad en la que predominan los largos atléticos sobre buen canto. Un itinerario muy recomendable y disfrutón en el que poder pasar una agradable jornada escalando en alta montaña en completa soledad y sin sobresaltos.

Diedro al final del segundo largo de la Renforts Estivaux

Diedro al final del segundo largo de la Renforts Estivaux

A destacar el último largo de 6c, con una placa fisurada de continuidad en ligero desplome y 50 metros de longitud. El descenso se hace por la misma vía en 5 rápeles, los dos últimos fuera de la misma hacia la izquierda.

Pipa en el último largo de la Renforts Estivaux

Pipa en el último largo de la Renforts Estivaux

Para redondear el día escalamos un itinerario de 7a+ de un solo largo de 25 metros en deportiva. Éste se encuentra totalmente equipado con parabolt. Una magnífica placa de regletas pequeñas en sutil desplome sobre granito naranja a la que merece la pena hacer una visita.

Touffe. 7a+ de deportiva en el Sector Rubis

Touffe. 7a+ de deportiva en el Sector Rubis

Al día siguiente escalamos la Excelsa, una vía semiequipada de dificultad máxima de 6a, 520 metros y 10 largos que nos ventilamos en 2:30 horas. Una escalada sencilla y disfrutona en granito fisurado, prácticamente equipada a excepción de los dos últimos largos y algún tramo puntual en el resto. Podemos continuarla hasta la cima por la cresta de 200 metros de longitud, aunque nosotros decidimos rapelar hasta la vira herbosa y de aquí bajar andando hasta el refugio.

Marta y Lorena en el tercer largo de la Excelsa

Marta y Lorena en el tercer largo de la Excelsa

Deja un comentario

Comienzo del año escalando en Chulilla y el Peñón de Ifach

Marta finalizando el segundo largo

Marta finalizando el segundo largo de la Costa Blanca (Peñón de Ifach)

Aunque hayan pasado ya unos cuantos meses escribo de nuevo para reseñar los 7 días de vacaciones de escalada que pasamos este pasado puente de reyes en Chulilla y el Peñón de Ifach.

Los primeros 5 días estuvimos con Pipa, excelente conocedor de la escuela y escalador incansable. Escalamos en varios sectores, vías de calidad en placa (Muro de las Lamentaciones y Oasis), chorreras (Sector Chorreras) y desplome (Másters) en un entorno espectacular dentro del cañón del Río Turia.

2015-01-06 15.32.58La noche del quinto día, Marta y yo, nos acercamos hasta la localidad alicantina de Calpe, para escalar en el Peñón de Ifach.

En este magnífico lugar, al lado mismo del mar pudimos disfrutar de una excelente vía en completa soledad. Tan solo otras dos cordadas se encontraban ese día escalando en las paredes del Peñón.

La vía escogida fue la Costa Blanca (220m, 6c+), una ruta de corte deportivo en la que disfrutamos como niños de un lugar exótico para nosotros, nunca habíamos escalado una tapia junto al mar.

Vista del cuarto largo desde la R3

Vista del cuarto largo desde la R3

Encontramos largos de placa técnica sobre canto pequeño y alguna fisurilla al principio, y desplome con canto a partir del tercer largo. A destacar los tres últimos, de escalada atlética en desplome.

Una vía rápida y bonita en un ambiente espectacular. 100% recomendable. Si bien es cierto que se encuentra bastante escalada y pulida, algo a tener en cuenta en días de calor, sobre todo en los primeros largos, de presa mas pequeña, y en el cuarto, con abundante presa roma.

En cuanto al material necesario, con cuerda doble o simple y un juego de cintas exprés más reuniones, sería suficiente. Tal vez recomendable algún friend mediano/pequeño para reforzar el equipamiento en el tramo de fisura del segundo largo, en un aleje protegido sobre un clavo.2015-01-06 17.47.26

Deja un comentario

Peur Sur Cap de Long (Néouvielle) 31/08/2014

Terminando la vía

Terminando la vía

El 31 de agosto, por temas de compromisos familiares que no vienen a cuento, al hallarnos cerca de la zona de escalada del Néouvielle, decidimos acercarnos hasta la zona del Cap de Long y probar alguna de las vías de varios largos que en la pared contigua al ibón represado se encuentran.

De las reseñas que podemos encontrar por la red, la que más nos llamó la atención es la que se encuentra en la Web del Luchy, en concreto la de la vía Peur Sur Cap de Long, una vieta de poco más de 200m con una dificultad máxima de 6c perfectamente equipada.

Nos acercamos con la furgo hasta el mismo aparcamiento que hay junto a la presa la noche de antes, cenamos y nos fuimos a dormir. Al día siguiente la niebla llegaba justo hasta la altura de la presa, durante el desayuno a veces nos cubría a veces nos dejaba ver el sol.

Comienzo del primer largo

Comienzo del primer largo

Poco a poco y conforme el sol fue calentando la niebla fue retirándose paulatinamente. Comenzamos a escalar el primer largo todavía cubiertos por ella, con algo de frío y con la duda de si la cosa iba a ir a más y se nos iban a fastidiar las vistas durante todo el día.

La vía es muy fácil de localizar, su aproximación desde la presa son unos 5 minutos comenzando la escalada en un característico triángulo blanco que es el punto más bajo de la pared en esta zona.

Los tres primeros largos, comunes con Tout Inox, son muy sencillos. A Nosotros nos parecieron incluso más sencillos de lo que pone en la reseña, quitándoles al menos medio grado a cada uno según la misma. El tercer largo, que está reseñado como algo expuesto a nosotros tampoco nos pareció que fuera así, siendo pocos los seguros pero bien emplazados y muy fácil de escalar entre ellos. Todo esto dicho desde una opinión personal totalmente subjetiva.

Segundo largo

Segundo largo

Una vez terminado esta especie de “calentamiento” de tres largos comienza la vía propiamente dicha. Otras tres tiradas muy bonitas que nos van a obligar a escalar, movimientos sobre granito muy chulos algunos sobre placa con canto, otros sobre diedro y otros de bavaresa con pies en adherencia muy juguetones.

El cuarto largo, de 6c empieza haciendo una travesía a derechas para ir a buscar un clavo que podemos ver desde la R3. Desde el mismo es fácil hasta el primer parabolt, una vez aquí sencilla fisura de 6a hasta situarnos bajo el techo, donde entramos en lo más duro del largo y de la vía. Un paso a mirárselo para salir del techito y entrar en un diedro ciego y bien equipado cuya sección más complicada se encuentra a la salida del mismo a una placa a izquierdas que nos depositará en la reunión cuyo emplazamiento podemos intuir desde la R3.

El quinto, 6b, comienza por una pequeña sección de 6a para meterse en una placa aplomada de V que nos deja en la bavaresa invertida que veremos desde la R4. Sin duda un largo precioso que nos obligará a movernos de forma elegante y precisa sobre el granito hasta salir a la placa sobre la bavaresa con un pequeño paso tonto. De ahí fácil hasta la R5.

Cuarto largo

Cuarto largo

Luego un sexto largo, también de 6b, algo más sencillo que el anterior y con más canto. Con un pasito al poco de empezar para pasarnos a la izquierda del diedro a la placa y otro para salir ya de la pared, en una sección de V+ en la que tenemos que bordear un bloque fisurado por su izquierda y en la que conviene meter un friend pequeño para evitar una mala caída sobre la repisa de debajo en caso de que se nos resbalen los pies antes de llegar al bolt.

La bajada andando hacia la izquierda por la parte superior de la pared, en 20 minutos llegamos nuevamente al coche. Si no en rápel por la vía.

Sin duda muy buena vía con muy buena roca, sencilla de escalar muy bien equipada, tan sólo metimos un friend pequeño al final del último largo, aunque no recuerdo el número. Perfectamente liberable, aunque un poco descompensada con unos tres primeros largos muy fáciles y otros tres, sobretodo el cuarto, de grado bastante más apretado.

Superada la bavaresa del quinto largo

Superada la bavaresa del quinto largo

Recomendable por las vistas, por la belleza de su escalada y su buen equipamiento. Aunque hay que añadir que es muy rápida, habría que llevar otra mirada y hacer dos en un día. A nosotros se nos quedó bastante corta, empezamos tarde y a medio día ya estábamos de nuevo en la furgo.

Deja un comentario

Alpes parte III

IMG_3410Para finalizar las tres semanas de vacaciones de este año viajamos desde Dolomitas hasta los Écrins, aquí daban mejor tiempo y ya estábamos a mitad de camino a casa.

Habíamos estado el año pasado y más o menos controlábamos la zona. Nos instalamos en el camping municipal de Ailefroide y nos dispusimos a pasar aquí los 5 días de vacaciones que quedaban.

Conseguimos escalar tres días deportiva y dos días más pudimos emplearlos para hacer un par de vías largas. El rollo es el ideal, escalar, comer, dormir y volver a escalar. Además con buen tiempo.

Hay que andarse con un poco de ojo a la hora de escalar aquí, pues hay muchos sectores, sobre todo de deportiva, que son unos tumbarrales de lo más soso. Pasamos todos los días de deportiva haciendo vías en el sector La Gorge, que junto con Fesse Bouc, parecen dos de los más interesantes de la zona.

Último largo de Caramba! Mais C’Est DU VI!

Último largo de Caramba! Mais C’Est DU VI!

La deportiva aquí muy buena, técnica, vertical e incluso un poco desplomada y sobre granito adherente con buena presa. Las mejores vías que escalamos Jardinage à tous les étages (6a), L’été indien (6c muy bonito), Coconut shake (7a), Te Quiero (6c+) y Le scrupule de Marion (7a+ de continuidad precioso).

En cuanto a las vías de largos, escalamos el primer día con la idea de hacer algo suave y descansar un poco los músculos Caramba! Mais C’Est DU VI!, una ruta de 150m de una dificultad de 6a+ cuyo recorrido resigue un espolón bastante tumbado.

Se trata de una escalada sin más, para pasar una mañana o una tarde en la que no nos queremos cansar nada. Su trazado bastante aplomado hace que tengamos que tirar prácticamente todo de pies, sin llegar a tener pasos infumables de adherencia.

Bien equipada, no hace falta llevar nada de material, tan sólo un cordino para un pino en el último largo. También decir que el emplazamiento de las reuniones a veces es un poco ilógico e incluso bastante incómodo, sobre todo la R4 con los parabolts a ambos lados del espolón.

Penúltimo largo de Caramba! Mais C’Est DU VI!

Penúltimo largo de Caramba! Mais C’Est DU VI!

La otra vía larga que escalamos en las proximidades de Ailefroide fue la Baliverna, una preciosa vía sobre granito excelente muy bien equipada con parabolt de 300m de longitud y una dificultad de 6b+ (en el croquis pone 6c máximo pero nosotros no lo encontramos por ningún lado).

A destacar la impresionate Bavaresa del séptimo largo, muy bonita y el sexto largo completo sobre placa técnica ligeramente aplomada en la que hay que utilizar muy bien los pies.

El descenso se hace desde la última reunión en busca de cualquiera de las numerosas líneas de rapel que descienden por la pared, sin ninguna pérdida y con la posibilidad de pasarse de una línea a otra ya que se encuentran muy juntas, todas bajan hacia el mismo sitio por lo que no hay problema.

Largo de 6b+ de la Baliverna

Largo de 6b+ de la Baliverna

En cuanto al material, puede ser útil algún friend mediano/grande para alguna zona donde los seguros alejan un poco más.

El último día en los Écrins hicimos un intento en la Tête d’Aval, en concreto a la combinación de las vías RanXerox-Pilier Rouge Hebdo, pero en el segundo largo empezaron a caer gotillas y a aparecer nubes amenazantes por el oeste por lo que decidimos bajarnos ya que no es una vía con muy buena escapatoria. Finalmente, despejó y podríamos haber escalado, aunque ya estábamos en el suelo y no era cuestión de volver a empezar.

Segundo largo de la RanXerox en la Tête d'Aval

Segundo largo de la RanXerox en la Tête d’Aval

Decidimos adelantar la vuelta un día, ya que el martes 26 amaneció lloviendo desde primera hora y no había previsión de que parase. Esa noche dormimos en Margalef, para aprovechar el sol y el calor de España el último día de vacaciones escalando en Espadelles. Llegamos en plena ola de calor y pasamos todo el calor que no habíamos pasado en todos estos días.

2 comentarios

Alpes 2014 parte 2

IMG_3287

Dolomitas

El segundo tercio de este viaje lo dedicamos a escalar en Dolomitas, uno de los objetivos principales del mismo. Como tampoco teníamos prisa ni un plan prefijado estuvimos esperando en Francia hasta que el pronóstico meteorológico fue favorable, ya que las semanas anteriores había estado haciendo muy mal tiempo por la zona.

El viernes 15 de agosto, con una previsión de 4 días seguidos de sol, decidimos partir hacia esta región alpina. Salimos desde Céüse pasando a Italia por Montgenevre, de ahí atravesamos el norte del país para desviarnos hacia los Alpes y terminar pasando por Trento hasta salir de la autopista y seguir por carretera hasta Cortina d’Ampezzo.

El primer día la previsión nos falló, tras una mañana nublada pero sin lluvia comenzaron a descargar tormentas durante la segunda mitad. Nos levantamos más bien tarde, un viaje de más de 11 horas el día anterior y habiendo llegado a destino a la 1 de la madrugada nos había dejado bastante tocados y pasamos la mañana remoloneando.

Snorki

Snorki

La idea era hacer un poco de deportiva e irnos habituando al tipo de roca y estilo de escalada, dejando la primera tapia para el siguiente día. Decidimos acercarnos a escalar a algún sector no muy alejado en coche y que no tuviera mucha aproximación andando, el elegido fue el Crèpe de Oucèra Alti, una pequeña zona con 5 sectores, orientación sur y grados concentrados entre el 6a y el 7c+.

Estuvimos en el primer sector, el más cercano al coche y el que más vías tiene. De primeras la zona, como el resto de pequeñas escuelas de escalada de Dolomitas que pudimos ver, nos llamó la atención por lo impresionante del paisaje y la calidad de sus rutas. Sólo pudimos escalar dos (Snorki 6a+ y White Line 6b), pues al poco se puso a llover, unas vías de gran calidad, verticales y técnicas y muy bien aseguradas.

 

White Line

White Line

Al día siguiente, amaneció un día espléndido, soleado y sin ninguna nube. Cogimos todos nuestros trastos y nos dirigimos hacia el Passo Giau, unas cuantas curvas antes de la cima del puerto, justo donde se abre a nuestra izquierda (si subimos desde Cortina) un pequeño valle con la Forcella de Giau justo al fondo aparcamos en un pequeño aparcamiento a la derecha.

Forcella di Giau

Forcella di Giau

Nos pusimos el arnés, todos los cacharros y las cuerdas y comenzamos a andar hacia la Forcella. La idea era hacer una vía sencilla y bien equipada para habituarnos al estilo de escalada de este tipo de rutas e ir poco a poco entrando en las vías largas de Dolomitas. La elegida fue la Re Artù (Rey Arturo en español), de 300m de longitud y una dificultad máxima de 6b.

L2

L2

Cuenta con 10 largos equipados con parabolt de 10mm y asciende por la cara sur del Mondeval en el Monte Formin. Una de las vías más lógicas que he escalado, atravesando una pared vertical e incluso en algún momento ligeramente desplomada, y cuyas reuniones se encuentran todas sobre buenas y cómodas repisas aseguradas con un único parabolt con anilla.

La dificultad de la misma es la que se encuentra reseñada en los croquis. De todos modos, y aunque es asequible y fácilmente liberable a vista, hay que tener en cuenta que su equipamiento es el de una vía de montaña habiendo algún que otro aleje (los dos últimos largos están poco equipados) y siendo necesarios algunos friends hasta el 1 de Camalot.

Desde la R6

Desde la R6

La Re Artù nos encantó, todo un viote de los de disfrutar. El paisaje espectacular, la roca compacta y adherente y el equipamiento perfecto. Su escalada es técnica sobre regletas y alguna fisura.

R7

R7

Toda la información acerca de los largos, el descenso y el croquis se puede consultar en la página web de Planetmountain.

Del descenso decir que nosotros optamos por hacerlo andando, pero que es preferible rapelar por los rápeles equipados que hay en una canal a la derecha de la vía (mirando hacia la pared), mucho más rápido aunque es peligroso si coincidimos con otras cordadas por la caída de piedras.

En definitiva, una vía 5 estrellas en un lugar 5 estrellas.

Equipo en la cima

Equipo en la cima

Al siguiente día daban la mañana aprovechable, por lo que pensamos hacer algo de deportiva. Nos acercamos hasta la pequeña escuela de Sass de Beita, una serie de bloques de entre 6 y 25 metros de altura repletos de vías de grado variado. Se encuentra bajando el Passo Falzarego hacia la vertiente contraria a la de Cortina.

La aproximación es de apenas 2 minutos desde el coche y el lugar es cuando menos pintoresco, bonito pero poco prometedor a simple vista. Nos sorprendió con un buen surtido de vías para todos los gustos, a destacar el bloque 4, con una característica puerta metálica y buenas rutas en todas sus caras. Las mejores las que se encuentran en la parte detrás del mismo, varios séptimos realmente bonitos.

A mi juicio, las mejores de ese día Ara (6c+) a la derecha de la puerta y Free Frank, un 7a de 20 metros con una variante a la derecha de 7b+ muy bonito. La vía a la derecha Fabulosa (7b) no la pudimos probar porque estaba ocupada aunque tenía una pinta que hacía honor a su nombre.

Finalmente no llovió en todo el día y pudimos hacer hasta 10 vías.

Ara

Ara

El resto de los días nos hizo muy mal tiempo, las previsiones no eran nada halagüeñas. El miércoles 20, después de 5 días, recogimos todo y nos marchamos rumbo hacia los Ecrins, donde el tiempo nunca falla, o eso creíamos.

Aún así, y como el día de marchar amaneció con nubes y claros optamos por acercarnos a las Cinque Torri, para hacer un poquito de deportiva hasta que se pusiese a llover. Es posible acceder en coche y ahorrarse los 15€/persona que vale el teleférico si lo hacemos por la pista que sube hasta ahí arriba antes de las 9 de la mañana. Debemos tener cuidado porque la cierran y hasta las 15:30h no puedes subir ni tampoco bajar.

A nosotros solo nos dio tiempo a hacer una vía sin nombre en la cara sur de la cima grande, a la izquierda del todo. Una vía muy alpina en un paraje espectacular pero que no pudimos disfrutar debido al frío. La desmontamos, nos subimos a la furgo y para abajo, suerte tuvimos que unos de la zona que bajaban y llevaban llave nos abrieron la barrera, si no hubiéramos tenido que esperar 3 horas para poder salir.

 

Cinque Torri

Cinque Torri

Decir que tuvimos mala suerte con el tiempo, entre otras cosas porque este año ha sido muy malo en general, pero que volvimos fascinados de Dolomitas, sus paisajes y su escalada. Prácticamente no pudimos probar muchas de las zonas ni de las vías que teníamos miradas, pero nos fuimos con la convicción de que a Dolomitas volveremos.

La información de las vías de largos la sacamos de la página de Planetmountain, donde se puede encontrar información sobre gran cantidad de vías y filtrar en función de su grado o equipamiento. En cuanto a la deportiva utilizamos la guía de vertcial-life.

Escalando en las Cinque Torri

Escalando en las Cinque Torri

Deja un comentario

Alpes 2014 parte 1

IMG_3211Tras más de un año sin escribir en el blog, muchas vías de escalada, deportivas, clásicas, largas y cortas, algunos viajes y bastantes fines de semana de esquí de montaña, me decido a retomar está sana costumbre. Más como un archivo de las pequeñas actividades que hemos ido haciendo cada año, que quedan aquí recogidas y que nos ayudan a recordar lo que hicimos tiempo atrás.

Voy a hacerlo reseñando el último viaje del que hace menos de 20 días acabamos de aterrizar, hemos estado algo menos de tres semanas viajando y escalando por los Alpes.

Han sido tres, casi cuatro, los países en los que hemos podido escalar y varios los estilos que hemos ido probando. El objetivo principal del viaje era conseguir escalar en Dolomitas, el qué y el cómo eran lo de menos, lo importante era ir y escalar ahí.

Les Dessous Chics, 7a+ (Demi Lune)

Les Dessous Chics, 7a+ (Demi Lune). Céüse

Al principio íbamos a ser muchos, pero como pasa siempre con estas cosas desde el momento en el que se decide ir hasta que finalmente se acaba yendo hay un goteo constante pero imparable de bajas que acaban reduciendo el número final de participantes hasta unos pocos.

Tres fuimos los valientes que decidimos coger los bártulos y hacernos más de 1600 kilómetros para escalar en el extremo más alejado de los Alpes Italianos, frontera con Austria. Quino, que llevaba todo un año surfeando olas en aguas brasileñas y que no había tocado la roca prácticamente durante todo este tiempo, y Marta y yo que llevamos una buena temporada de escalada por nuestra tierra.

Las sensaciones han sido varias, diferentes para cada uno, incluso opuestas en algunos aspectos. Y es que tres semanas dan para mucho, para encontrarse bien, para encontrarse mal, para que salgan las cosas, para estar cansado o justo en el mejor momento. Aunque sobre todo, en este caso en particular, estas tres semanas han dado para pasar frío, mucho en algunos momentos, para ver llover y para pasar un calor sofocante justo en el último momento. Aún con todo ha dado para escalar mucho, y hacerlo en muchos lugares y paredes diferentes. Continuar leyendo »

1 comentario

Espolón Frendo a l’Aguille du Midi

Reseña Espolón Frendo

Esta piada no es más que una burda copia de la crónica que mi compañero Alvaro hace en su blog acerca de la ascensión que realizamos ambos este Verano en los Alpes:  http://www.corazonderoca.com/2013/09/espolon-frendo-laguille-du-midi-o.html

Principios de agosto. Me reúno con mi compañero de cordada y amigo Jorge en algún lugar de Hispania (‘tierra abundante en conejos’). Hacemos acopio de material, víveres y reseñas e iniciamos el largo trayecto en coche, dirección Chamonix (Galia). Nos cuesta unas cuantas horas. Dormimos de camino en algún área de servicio y al día siguiente llegamos a nuestro destino.

Nos acercamos a la casa de la montaña y confirmamos el buen pronóstico de tiempo, así como la certeza de que el Espolón Frendo se ha escalado recientemente. Organizamos material necesario para la escalada que tenemos pensada, compuesto por friends, anillos cosidos, piolets, un par de tornillos, comida y agua suficiente.

Cogemos el teleférico de l’Aguille du Midi y nos bajamos en Plan d’aguille, dispuestos a hacer noche cerca del glaciar (relativamente cerca, sin arriesgarnos a posibles desprendimientos de los seracs).

Encontramos de camino un vivac decente antes de la zona peligrosa, cenamos pronto y nos acostamos, durmiendo poco, pero descansando unas pocas horas necesarias.

Suena el despertador a las 3 y algo, desayunamos y nos ponemos en marcha, pronto nos ponemos los grampones y cruzamos un glaciar en dirección a la vira de entrada de la vía. Es de noche y hay unas grietas enormes que dan respeto. En la foto el inicio de la vía, un poco húmedo pero que resulta sencillo con botas.
Posteriormente va ganando pendiente las fisuras que seguimos, tuerce el itinerario a nuestra derecha, donde encontramos 5 m de cuerda fija, amarrada a un bloque en un tramo vertical. Jorge toma el relevo en ese tramo, donde al parecer debe haber varias opciones posibles. Sale hacia la izquierda y le sigo a ensamble.
Continúa unos cuantos metros y monta reunión. Entre tanto bloque y tanta fisura resulta sencillo hacer tal tarea. Continúo yo hacia la derecha y luego recto por una zona fácil pero rota.
Después de esta zona rota tuerzo a la izquierda y monto una reunión. Continúa Jorge, y así todo el rato (la verdad no recuerdo mucho esa zona), ensamble, fácil, muy intuitivo pero muchas opciones.
7
Posteriormente llegamos a un diedro. Lo atacamos a su izquierda. Pensamos que debe ser el diedro de la reseña, pero no hemos destrepado ningún gendarme. Me calzo los gatos por si a caso.

Jorge destrepa el gendarme al cabo de bastantes metros, y nos damos cuenta de que estamos bastante más abajo de la reseña de lo que pensabamos. Bajón moral considerable, ya que nos vamos notando más cansados.

Antes de empezar la fisura a la izquierda del diedro. En realidad no encontramos clavos, así que resulta más tedioso de lo que esperábamos, por una zona muy vertical y con líquenes. Jorge pasa en artificial, y yo, pues prácticamente también. Maldita mochila, cómo me dificulta las cosas.

Seguimos a ensamble los metros restantes, que no son pocos. Último tramo vertical de roca, hace falta pasar una zona desplomada, franqueándola por la derecha, ayudado por algún clavo. (4º grado? por los co**ones)

Se esquivan los tramos verticales por la izquierda y llegamos a la nieve. Ya nos ha alcanzado la niebla, por tanto no vemos donde acaba la vía o cuanto nos queda. Nos volvemos a poner botas y grampones y ya sin fuerzas comenzamos la arista de nieve. ¿Cómo estará el hielo de arriba? No quiero ni imaginarlo…Habrá que pasar como sea, ya son las 5 y pico de la tarde y estamos agotados y casi sin agua.
Sacamos fuerzas de flaqueza, y con un hielo/nieve muy precario y mal protegido encaramos el último tramo. Jorge lidera la cordada. Tío, siempre te lo agradeceré, pues no me veía capaz en aquel momento. El mareo generado por el cansancio mina nuestras fuerzas. Pero hace falta concentración. Aquí no valen los fallos. Evidentemente no me pongo a hacer fotos en ese momento. Tenemos que salir por arriba antes de que anochezca.
Pasamos el tramo final de hielo, prácticamente vertical en algún punto, escalando lo que ya habíamos hecho en invierno, pero con seguros muy lejos y a ensamble. Mis gemelos arden y me gritan. No les escucho. Mis grampones han de arañar el hielo y la nieve y estabilizarse a cada paso, para no parar y permitir a mi compañero el seguir subiendo.
Ya hemos franqueado el último tramo rocoso bañado en nieve. Sólo queda una corta pala de nieve. Mis ojos se extasían al ver el cielo en frente. Por fin llegamos a la cima. 15 horas de actividad. Más de las estimadas, pero bueno…

Las vistas son alucinantes, y llegado a ese punto sabes que has escalado ese gran espolón. No me quedan barritas energéticas ni una pizca de glucógeno en los músculos. Ni nada más para sentirme realizado en el día de hoy.
Hemos perdido el último teleférico de bajada, así que vamos al hotel de cósmicos, donde nos sirven una sopa de sobre y nos ofrecen un lecho caliente, por un precio desmesurado. Pero me da igual, hemos completado nuestro objetivo.
Mi conclusión es que hay que entrenar más, y que nunca debes subestimar a la montaña, por que es más grande y poderosa que tú y tus piolets.
Un saludo! 😉

Deja un comentario

Infierno Central (3.083m). Travesía Panticosa-Sallent

24/03/2013

 

Infierno Oriental (3.079m) desde el Infierno Central

Infierno Oriental (3.079m) desde el Infierno Central

Al día siguiente de intentar sin éxito subir al Lurien, nos volvimos a juntar las mismas 5 personas de aquélla ocasión con la idea de intentar hacer una travesía que Jorge y yo llevábamos durante años en mente, Pasar del Balneario de Panticosa a Sallent de Gállego con esquís ascendiendo a los Infiernos.

Balneario de Panticosa por la mañana repleto de nieve

Balneario de Panticosa por la mañana repleto de nieve

Al igual que en la jornada anterior, se esperaba que el tiempo respetase durante la mañana para irse estropeando poco a poco a lo largo de la tarde. Sin embargo, el panorama desde el Monrepós con los cielos totalmente limpios al amanecer de un día que parecía iba a ser espectacular, prometía unas condiciones idóneas.

Collado de Pondiellos al fondo, a la izquierda la Aguja de Pondiellos (3.016m)

Collado de Pondiellos al fondo, a la izquierda la Aguja de Pondiellos (3.016m)

Salimos, como de costumbre, Jorge, Pedro y yo desde el parking del eroski de Huesca, pasaríamos a recoger a Oscar y Eva por Biescas. El Balneario estaba repleto de nieve, con un espesor de aproximadamente un metro y el ibón todavía casi helado por completo. Comenzamos la ascensión por el camino normal que sube al Garmo Negro para, desviarnos posteriormente hacia la izquierda en la Mallata Alta, en dirección al Collado de Pondiellos.

Tablato, Foraturas y Baldairán

Tablato, Foraturas y Baldairán

Había nieve a montones por todas partes y apenas un par de grupos subiendo. Nadie hacia el Garmo, dos personas que terminaron por coronar la Aguja de Pondiellos, y varios a la altura de la Mallata Baja.

Collado de Pondiellos. Zuecos enormes los que se nos formaban en los esquís

Collado de Pondiellos. Zuecos enormes los que se nos formaban en los esquís

Ganamos el collado con bastante esfuerzo, pues los centímetros de nieve nueva que habían caído la tarde del sábado con el intenso sol de primavera formaban buenos zuecos en los esquís. La progresión se hizo un tanto penosa los últimos 100 metros de desnivel.

 

Infiernos y corredor sur desde el collado

Infiernos y corredor sur desde el collado

Una vez en el collado, parada para reagruparnos y reponer fuerzas. Flanqueamos bajo el Pico Pondiellos en dirección a la pala final antes del corredor sur de Infiernos. Tuvimos que quitar esquís unos metros antes de llegar al mismo. Hasta la base del corredor llegamos Oscar, Jorge, Pedro y yo, Eva se quedó esperando en Cuello Saretas, mientras observaba cómo subíamos.

Flanqueo bajo el Pico Pondiellos

Flanqueo bajo el Pico Pondiellos

La subida al corredor no tenía huella y la nieve estaba bastante profunda, fuimos turnándonos para ir abriendo. Los últimos metros hasta la cima también supusieron algo más de esfuerzo de la cuenta.

Cima, Oscar y Jorge. Al fondo Tendeñera

Cima, Oscar y Jorge. Al fondo Tendeñera

Llegamos tan sólo a la cima principal, las nubes empezaban a cubrir el cielo por el oeste y no conocíamos la bajada a Sallent por lo que no queríamos quedarnos sin visibilidad. Hicimos cima Oscar, Jorge y yo, Pedro se quedó en el collado al final del corredor. Echamos las fotos de rigor y bajamos rápidamente hasta donde se encontraba Pedro.

Cara Norte del Garmo Negro desde los Ibones de Pondiellos, ya de bajada

Cara Norte del Garmo Negro desde los Ibones de Pondiellos, ya de bajada

Pedro y Jorge se bajaron el corredor esquiando, Oscar y yo optamos por destreparlo andando. Pasamos a buscar a Eva y continuamos hacia los Ibones de Pondiellos.

¡Pedro catando el Polvo!

¡Pedro catando el Polvo!

De la bajada qué decir. Larguísima espectacular, solitaria,… Nadie en todo el valle. Es una pasada el trozo de montaña que queda para este lado y lo poco conocido que es, más si lo comparamos con la zona del Balneario…

A mitad de bajada, desde el hombro que baja del Tebarrai mirando todo lo que todavía queda de valle

A mitad de bajada, desde el hombro que baja del Tebarrai mirando todo lo que todavía queda de valle

Al principio una sucesión de palas vírgenes de nieve polvo, para después dar paso a la crema primavera tan fácil de esquiar. Más abajo, ya en el bosque nieve pesada hasta el final. Tuvimos que quitar esquís a escasos 5 minutos del pueblo.

Vista atrás de la bajada desde los Ibones de Pondiellos

Vista atrás de la bajada desde los Ibones de Pondiellos

El tiempo nos respetó hasta el final. Una vez en sallent llamamos a un taxi furgoneta que nos volvió a dejar en el Balneario. En definitiva, salida cinco estrellas, dura, con desnivel de subida y nada más y nada menos que 1.800 metros de bajada. Esta es una travesía de las que hay que hacer.

IMG_2583Se trata de una opción muy buena en primavera cuando el sol calienta ya mucho, ya que toda la vertiente del balneario a partir de media mañana transforma y queda como un patatar, además de volverse peligrosa si hay mucha nieve por aludes de fusión. Sin embargo, el otro lado, mucho más umbrío puede guardar sorpresas en forma de nieve polvo.

Foratata y Sallent

Foratata y Sallent

Queda pendiente la bajada del Tebarrai hacia esta misma vertiente, menudo palón tiene…

Grupo en Sallent

Grupo en Sallent

Croquis sobre el mapa de Alpina

Croquis sobre el mapa de Alpina

 

Javier

Deja un comentario

Intento al Lurien (2.826m) 23/03/2013

IMG_2530A lo largo del fin de semana del 23 y 24 de marzo, para variar, las previsiones meteorológicas no eran de nuevo nada halagüeñas. Tormentas a partir de la tarde tanto el sábado como el domingo, aunque no estaba muy claro dónde y a qué hora comenzaría a llover. Hartos de tanto fin de semana de lluvias, nevadas, vientos, mal tiempo en general, nos juntamos Oscar, Eva, Pedro, Jorge y yo con la convicción de hacer una apuesta. La idea era clara, teníamos ganas de hacer alguna de “las buenas” los dos días a pesar de todo, con la esperanza de poder subir y bajar antes de que empeorase.

Salimos calzados desde el mismo coche

Salimos calzados desde el mismo coche

El sábado nos acercamos al Valle de Ossau, concretamente al Valle de Lurien, subsidiario del anterior. Dejamos el coche en la carretera que va a la derecha del Lac de Fabrèges, antes de los paravalanchas previos a la estación de Artouste, justo donde un poste nos indica el inicio de la senda que lleva al Col de Lurien. La nieve era suficiente como para salir calzados desde el mismo punto de inicio de la ascensión.

En un momento dado nos salimos del bosque y nos metemos en la canal de aludes

En un momento dado nos salimos del bosque y nos metemos en la canal de aludes

El día no prometía mucho, había nubes enganchadas en las cimas de las montañas de mayor altura y el Lurien no era una excepción. A pesar de todo, sabíamos que tendríamos sol por lo menos hasta la una. Comenzamos subiendo por el bosque, dejando siempre a la izquierda el barranco, siguiendo el rastro de huellas viejas que otros habían dejado días atrás. En esta ocasión dos éramos los grupos que nos habíamos acercado hasta aquí.

Salimos definitivamente del bosque y aparece el Midi d'Ossau a nuestra derecha

Salimos definitivamente del bosque y aparece el Midi d’Ossau a nuestra derecha

Los 400 metros de desnivel hasta la salida del bosque se hicieron bastante largos. A partir de aquí el valle se abre, sólo teníamos que seguir pegados al barranco hasta el Col du Lurien. Es impresionante cómo estaba todo de nieve, muchísimo espesor acumulado durante estos meses de nevadas casi ininterrumpidas. De las dos cabañas que deberíamos haber encontrado a lo largo del recorrido tan sólo una esquina del tejado de la que se encuentra a menor altitud emergía de la nieve, de la otra, ni rastro.

A la salida del bosque esto es lo que nos encontramos

A la salida del bosque esto es lo que nos encontramos

Se trata de un valle salvaje y solitario, con mucho ambiente. Abrimos huella a lo largo del mismo pudiendo disfrutar del paisaje, la soledad y el silencio del lugar. El Valle de Ossau y todos sus pequeños “vallecitos”, a los que procuramos acercarnos al menos una vez al año, siempre me han sorprendido por su belleza y su ambiente de naturaleza virgen, la alta montaña pirenaica más solitaria.

Llegando al Lac du Lurien (2.200m) la segunda cabaña debería de andar por ahí detrás

Llegando al Lac du Lurien (2.200m) la segunda cabaña debería de andar por ahí detrás

Llegamos al Col du Lurien en poco más de dos horas desde el coche. Ya desde el ibón habíamos visto que la nube de la cima no se había marchado y no tenía pintas de que lo fuese a hacer. Aún así decidimos continuar, parecía que el tiempo aún iba a aguantar un poco más. Nos acercamos al paso clave, donde, viendo las fotos de otros años en los blogs, había muchísima más nieve de lo habitual. Una pala de nieve de orientación NW, protegida por los dos espolones que bajan del Lurien que no había estabilizado todavía.

Pico visto desde el Lac du Lurien

Pico visto desde el Lac du Lurien

Fuimos abriendo huella por la misma, con cuidado y dejando espacio entre uno y otro. Poco antes de llegar al rellano superior, justo en el punto de mayor pendiente, paso obligado para llegar hasta arriba, conforme íbamos haciendo la huella iban abriéndose grietas en la nieve a partir de nuestros esquís.

El tiempo empeoraba, con tanta nube era difícil apreciar el relieve lo que impedía trazar una huella lo más segura posible. A tenor de las circunstancias y siendo que desde la cima no hubiéramos podido ver absolutamente nada, decidimos darnos la vuelta ahora que aún estábamos a tiempo. De uno en uno y empezando por los que estaban más abajo fuimos bajando hasta un lugar seguro. Una vez todos fuera de la zona de peligro, a disfrutar de 1.200 metros de desnivel de esquí por una nieve excelente (a excepción del bosque) y a pensar en el objetivo del día siguiente.

Vista del paso clave (esa especie de collado en el centro de la imagen) ya desde lugar seguro

Vista del paso clave (esa especie de collado en el centro de la imagen) ya desde lugar seguro

Para mí es un sitio al que hay que ir, tampoco está tan lejos, unos kilómetros más abajo del Portalet. Una excursión que lo tiene todo y que habiendo estado unos años antes en la Brecha de Arrious me atrevo a decir con unas vistas impresionantes desde la cima. Una lástima no haber podido terminarla, queda pendiente pues para otro año, en el que espero haya la misma cantidad de nieve que este.

Croquis sobre el papa del IGN francés. La equis roja marca el punto donde nos dimos la vuelta

Croquis sobre el papa del IGN francés. La equis roja marca el punto donde nos dimos la vuelta

Javier

Deja un comentario

Turbón (2.492m) 16-03-2013

El día previo a la Altos Pirineos, como finalmente Jorge y yo no teníamos que subir a Cerler a marcar el recorrido de la carrera, decidimos aprovechar la única ventana de buen tiempo del fin de semana, la mañana del sábado, para hacer algo de esquí de montaña.

Inicio de la senda que sube desde Selvaplana por el barranco (tubo negro)

Inicio de la senda que sube desde Selvaplana por el barranco (tubo negro)

La cosa no estaba muy clara, venía un frente por el oeste, que parecía que empezaría a dejar precipitaciones a partir de la una del mediodía. Teníamos que buscar algo por el Valle de Benasque o alrededores, ya que esa noche teníamos que dormir ahí para poder estar temprano la mañana del domingo en la organización de la carrera. Además, tenía que ser algo rápido, sencillo y alejado de la divisoria para que pudiera ser algo factible, ya que el “buen tiempo” no iba a durar mucho.

Ya habíamos intentado el Turbón mes y medio antes con Pedro y Adrián, pensamos que esta vez podría ser una buena opción, eso si, ahora con GPS para no perdernos por el bosque.

Valle de San Adrián desde el collado. El día empieza a estropearse

Valle de San Adrián desde el collado. El día empieza a estropearse

Quedamos a las 7:30 de la mañana en Castejón de Sos. De ahí salimos con un solo coche en dirección a La Muria, aparcamos en el merendero. Al comienzo de la pista había sólo manchas de nieve, pero al poco ésta era ya continua, por lo que porteamos apenas 5 minutos.

Circo final en el Valle de San Adrián

Circo final en el Valle de San Adrián

Seguimos la pista hasta Selvaplana, donde sale un camino que discurre por un barranco hasta un collado que da entrada al Valle de San Adrián. La nieve, escasa, está pesada y muy venteada. Una vez dentro del Valle de San Adrián, nieve muy trabajada por el viento, helada en su mayor parte y costrosa en el resto.

Subimos sin hacer ni una sola vuelta maría hasta el fondo del valle, ganando el lomo cimero de la montaña. Aquí torcimos hacia el noroeste alcanzando en poco rato la cima.

Lomo cimero

Lomo cimero

La cresta final, como casi todo el recorrido, está muy helada y venteada, lo que obliga a bajar con cuidado con los esquís. El mal tiempo se nos echó encima justo al llegar a la cima, por lo que la bajada la hicimos nevando, aunque de forma débil.

Jorge en la cresta llegando a la cima

Jorge en la cresta llegando a la cima

Descendemos todo el Valle de San Adrián y ponemos las focas para remontar de nuevo al collado. Una vez Aquí pensamos en bajar hacia el Puerto de la Muria, pero finalmente lo hacemos aprovechando una lengua de nieve que se mete entre el bosque, hasta que este se vuelve tan impenetrable que hace imposible el esquí. Quitamos esquís y bajamos por la canal de Coma de Veri hasta la senada que baja del Puerto de La Muria. De aquí a la pista y de la pista al coche.

Antena desde la cima

Antena desde la cima

En definitiva, una montaña bonita pero muy poco esquiable, mucho bosque en la parte baja, que resulta muy poco esquiable y en el que es muy fácil perderse. La parte alta, por encima del límite forestal es muy tendida, no hicimos ni una sola vuelta maría hasta la cima, por lo que la bajada tampoco es que sea muy espectacular.

Cima desde la antena

Cima desde la antena

Las condiciones de nieve que encontramos eran de lo peor, hielo, nieve cartón y costra asesina. Supongo que será lo normal en inviernos predominantemente de nortes como este, donde parece que debe de ventear muchísimo.

Croquis sobre el mapa de alpina. La bajada que hicimos es un tanto jabalinesca

Croquis sobre el mapa de alpina. La bajada que hicimos es un tanto jabalinesca

Una salida de esquí sin más, buena opción para raquetas pero no para esquís. Eso si, un sitio curioso y bonito en un entorno salvaje y solitario.

Javier